¿Qué es lo que va a hacer con la dinamita?

Icono

Volar un puente

L´angle du Cinéaste: Kung Fu Panda

Kung Fu Panda
(Kung Fu Panda)
Mark Osborne / John Stevenson, 2008

There is no charge for awesomeness… or attractiveness.
El verano de 2008 ha estado lleno de sorpresas en lo que a estrenos taquilleros se refiere. La mayoría de las películas “veraniegas” que se han estrenado han sido de lo más disfrutable y contrario a todos los pronósticos que los trailers me habían formado sobre ellas. No he visto todas, me faltan Sex & The City y Speed Racer, pero lo que he visto ha sido muy, muy bueno en comparación con otros años. No hace falta irnos muy atrás: en 2007 tuvimos verdaderos espantajos como Shrek 3, Piratas del Caribe: En el Fin del Mundo, Los 4 Fantásticos y el Silver Surfer, Ghost Rider y esa espantosa cámara lenta de dos horas que se llama 300. Ah, y Transformers que creo que es la menos mala de todas las antes mencionadas.

Hasta hace unos meses, las únicas pelícuas que realmente me llamaban la atención de este verano eran Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull, The Dark Knight y Wall-E; de esas tres solo he visto la primera y fue un absoluto goce. Pensar que Iron Man y The Incredible Hulk iban a ser de lo mejor del año me parecía alejado de toda realidad. Y el trailer de Kung Fu Panda me llenaba de flojera ya que solamente prometía ver a un panda gordo haciéndose el simpático en una película llena de referencias a Kill Bill (Tarantino, 2003). Gracias al cielo esto solo se quedó en el trailer.

Kung Fu Panda, la nueva película de los estudios Dreamworks, cuenta la historia de Po, un panda fanático del Kung Fu que sueña con una vida de aventuras y acción, pero su realidad es que es hijo de una pajarraco (?) cocinero cuyo sueño es heredarle a su hijo su negocio, un restaurante en el que venden los mejores fideos de la región. Po acepta con desgano su fortuna, mientras sueña con los grandes maestros del Kung Fu: el tigre, el mono, la mantis, la serpiente y la grulla, todos ellos discípulos de un mapache (o algo parecido) llamado Shifu, que a su vez sigue al gran maestro del Kung Fu, una vetusta tortuga llamada Oogway.

Hace mucho tiempo, Shifu tuvo como aprendiz a Tai-Lung, un enorme tigre siberiano en cuyo entrenamiento Shifu puso todo su empeño, pero al serle negado el máximo entrenamiento Kung Fu, el del Guerrero Dragón, Tai Lung se rebeló y trajo caos a la región. Después de mucho sufrimiento, el tigre fue apresado y ahora se encuentra en una cárcel con cientos de guardias rinocerontes, esperando poder escaparse para cumplir su venganza y poder obtener los secretos que guarda el convertirse en el Guerrero Dragón.

Por causas del destino, Oogway la tortuga (¡qué buen personaje!) escoge a Po para ser entrenado como el nuevo Guerrero Dragón. Así que este gordo panda se ve ante una gran encrucijada: tiene ante sí la oportunidad de cumplir el sueño de su vida, pero esto le costaría defraudar a su padre y oponerse a los 5 grandes maestros del Kung Fu, que aunque tienen un buen corazón, no ven en él mas que una bola grasienta con menos agilidad que un plato de sopa y que además, les quitó la oportunidad de ser ellos los entrenados a tan gran honor. Así que Po tiene ante sí un gran reto: convertirse en lo que él mismo siempre ha soñado. Pero como Oogway sabiamente enseña: No hay accidentes, y si él está destinado a convertirse en el gran guerrero, ni siquiera el mismo Po podrá escapar de su destino. Y mientras todo esto pasa, Tai Lung escapa de la cárcel.

La película me gustó desde su comienzo: una genial animación en 2-D en donde Po sueña con los grandes guerreros, siendo él parte de ellos, utilizando el gran estilo de pelea del oso y además acompañado de su gran guapura, que maravilla a todos los que tienen el honor de verlo. La película está llena de secuencias hilarantes como esta, o llenas de mucha, mucha acción. El escape de Tai Lung de la cárcel es impresionante, pero la secuencia que me pareció de antología, es cuando los 5 guerreros Kung Fu se enfrentan al malvado tigre en un puente colgante. De las mejores animaciones que he visto, vertiginosa y trepidante, y todo esto enmarcado por una gran historia.

Kung Fu Panda es una de esas películas animadas en las que todos los personajes son entrañables, nunca sentí que uno solo de ellos sobrara o estuviera de relleno nada más para hacer algún chistorete pesado. Aquí todos ellos tienen que ver con la historia, desde el muy simpático pajarraco padre de Po, hasta el mismo protagonista, que conforme la historia se desarrolla, se va dando cuenta que a pesar de que todo parezca estar en su contra, el poder de convertirse en quien siempre ha soñado se encuentra únicamente dentro de él y que el mayor contrincante que va a tener en su camino, va a ser él mismo y su falta de fe en lo que puede lograr.

El casting para dar voz a los personajes es de lo mejor: Jack Black, Dustin Hoffman, Angelina Jolie, Jackie Chan, Ian McShane, Seth Rogen, Lucy Liu, Michael Clarke Duncan… la lista sigue. Todos están muy bien, hacen su trabajo como debe ser, evitando protagonismos y gritos para que la gente se de cuenta de quién es el que está haciendo la voz (a la Eddie Murphy en Shrek).
A mi parecer, quien sin duda hace uno de los mejores doblajes que he presenciado, es el gran Ian McShane (Deadwood, Scoop) haciendo la voz de el villano, Tai Lung. McShane es un gran actor y tiene una expresión de tipo maldito con el que no te quieres encontrar en un callejón oscuro, porque seguramente te sacará las tripas con sus propias manos y además te dejará con el suficiente aliento para obligarte a agradecérselo. Ese es Ian McShane y eso mismo me transmitió con su doblaje de Tai Lung: un verdadero villano digno de oponérsele al mayor maestro del Kung Fu. Aquí su foto, así como la de su personaje:

Tal vez me hubiera gustado una secuencia climática más espectacular. Creo que a Po le sale algo barato su definitivo encuentro con Tai Lung, pero ese no es ningún motivo para dejar de ver esta gran película. Los personajes son magníficos, la historia me gustó mucho, aprecié que cuenta con un mensaje que en ningún momento sentí obligado, sino que fluye a la par de la trama, acompañado de excelente animación y una gran historia. Por eso creo que Kung Fu Panda es otra de las grandes sorpresas de este año. Vale completamente la pena verla en inglés, aunque solamente esté en pocas salas de la ciudad. O también puede verse en español, con Omar Chaparro haciendo de Po.

Véanla en inglés.

***(De 4)

Archivado en: cine, crítica, dreamworks, Ian McShane, Kung Fu Panda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

wordpress visitors

Mix mix mix

Un día del niño.
Mixtape para un día del niño
Un día de apocalipsis.
Mixtape para un día de apocalipsis
Un día de peda.
Mixtape para un día de peda
Un día en el camino.
Mixtape para un día en el camino
Febrero
Mixtape: Febrero
Un día de arrepentimiento.
Mixtape para un día de arrepentimiento
Un día de muerte.
Mixtape para un día live from vol. 2
Un día feliz.
Mixtape para un día feliz
Un día live from vol. 2.
Mixtape para un día de muerte
Un día live from
Mixtape para un día live from
Para un día culpopso
Mixtape para un día culpopso
Para un día de sexo
Mixtape para un día de sexo
Enero
Mixtape enero
Para un día de odio
Mixtape para un dia de odio
Para un día de amor
Mixtape para un dia de amor
Para un día en la playa
Mixtape para un dia en la playa
Para un día nubaldo
Mixtape para un dia nublado
Octubre
Weaver of Dreams
Eine Kleine Rock Musik
Julio
Junio
A %d blogueros les gusta esto: