¿Qué es lo que va a hacer con la dinamita?

Icono

Volar un puente

Recomendación culinaria de la semana: Don Carlos

Bon Jour!

Escribo como invitado en esta sección que Lebron 7 inauguró hace tiempo, en donde nos habla de restaurantes de calidad y describe con precisión los platillos que considera dignos de ser recomendados. Siendo fanático tanto de la sección como del buen comer, y haciendo una pequeña pausa en la ya no tan habitual columna sobre cine, decido ingresar los acontecimientos y experiencias vividas el domingo pasado en un restaurante al norte de la ciudad: Don Carlos.

El domingo llegó y desperté hambriento. Luego de discutir con mi familia diversos lugares a los que podríamos ir a comer, decidimos aventurarnos al norte de la ciudad a visitar un restaurante al que íbamos hace algunos años y que se especializaba en comida mexicana. Resulta que cuando llegamos, dicho restaurante ya no estaba ahí. Fue cuando a mi madre se le ocurrió visitar Don Carlos, ya que se lo habían recomendado como una excelente opción de comida mexicana, con buen ambiente y platillos exquisitos.

Don Carlos se encuentra a unos metros de Mundo E, viniendo de norte a sur. Justo en la siguiente esquina después de Mundo E se da vuelta a la derecha y ahí se encuentra un valet listo para recibir los vehículos. Al bajar del auto, alcancé a escuchar algarabía y música dentro del restaurante. Al entrar ví que, del lado izquierdo, había una especie de escenario en donde una mujer animaba a los comensales y felicitaba a los cumpleañeros. Avancé un poco y con lo primero que me encontré fue con lo siguiente:

Fui recibido por 8 humeantes cazuelas, cada una con un tipo de mole diferente. Mole negro, verde, pipián, de cacahuate y demás variedades que abrieron mi apetito y comenzaron a convencerme de escribir esta entrada recomendando el lugar. Pero todavía faltaba revisar la variedad de platillos. Visualmente, el lugar era halagador, pero no sabía si mi paladar aprobaría las diferentes opciones que me ofrecieran.

Al sentarnos nos recibió un mesero que tomó nuestra órden de bebidas y a continuación, llegó otro con una bandeja con ingredientes varios:

De izquierda a derecha: tomate, chile de árbol, salsa roja y verde y un molcajete con cebolla y especias diversas, en el que preparó la que es sin duda una de las mejores salsas que he probado. Muy atentamente nos preguntó que qué tan picante deséabamos nuestra salsa, a lo que contestamos que muy picante, así que virtió todos los chiles de árbol dentro del molcajete. Resultó que la salsa no era insoportablemente picante, sino que picaba de una forma muy rica, daba un ligero ardor al paladar y a la lengua que no provocaba desesperación, sino que invitaba a seguir comiéndola. Deliciosa. Y todavía no llegaban los platillos principales.
Como entrada pedimos una orden de choriqueso ($69) y otra de guacamole ($52). Otras de las entradas que la carta ofrecía, eran los escamoles ($195), sopes con tuétano ($59), tlacoyos ($56), entre otros como quesadillas y antojitos. Recomiendo amplísimamente, si visitan el lugar, hacerse un taco con las tortillas recién hechas con una porción de choriqueso, otra de guacamole y otra de la salsa de chile de árbol antes mencionada. Insuperable.
Mientras degustábamos nuestras entradas, recomenzó el show en el escenario. La presentadora anunció a danzantes regionales que con vestimentas típicas realizaban danzas de distintas regiones de México. Esto me gustó mucho porque se presentaban por secciones según el Estado de la República al que se estuviera haciendo alusión. Me tocó ver bailes de Oaxaca y de Nayarit, muy bien presentados y engalanados con vestidos muy impresionantes.

Seguimos con nuestra comida. La sección de ensaladas no es muy grande pero las que se ofrecen se ven deliciosas. Como no quería llenarme antes de entrar a los platillos fuertes, decidí saltarme esta opción. Tenía antojo de algo caldoso, como consomé, pero también buscaba algo un poco más espeso. Don Carlos me ofreció la solución: La sopa búfalo ($92): una mezcla de consomé de carnero, sopa de médula y barbacoa que, aderezada con un poco de salsa de chile de árbol, hizo que el deleite culinario alcanzara altísimos niveles. Exquisita. Mis compañeros no pidieron sopa.
Después de los bailes regionales, llegó el mariachi y con él un hombre que cantaba y bebía tequila como si de ello dependiera cada canción que interpretaba. Una canción, una copita de tequila. Otra canción, otra copita. Y cantaba muy bien, amenizando el momento y dándole calidez al lugar. Así llegó la hora de los platillos principales.
Debo añadir aquí que uno de los platillos favoritos de mi señora madre son los chiles en nogada. A partir de septiembre y hasta mediados de octubre, gusta visitar restaurantes diferentes para probar y conocer nuevas maneras de preparación de tan exquisito platillo. Por lo mismo, es exigente en cuanto a sus calificaciones, ya que el relleno debe tener ciertos ingredientes y un nivel de dulzura adecuado, que no moleste al picante sabor del chile, que además debe estar bañado de una deliciosa salsa de nogada. Lógicamente, estando en un restaurante de comida mexicana en donde todo había sido delicioso hasta el momento, pidió su orden de chile en nogada ($136), que resultó abundante y según me dijo, deliciosa. Yo solamente probé la salsa que efectivamente era exquisita.
Mi primo ordenó la carne a la tampiqueña, que era muy suave y con un sabor intenso y como pueden observar, muy bien servida. El mole era delicioso.
Yo repasé la carta varias veces ya que todo se veía apetitoso. Primero quería pedir la órden de barbacoa ($152) o de carnitas ($133), pero como un día antes había tenido un menú parecido, decidí aventurarme por el carnero en salsa de chile pasilla ($130). La carne era muy suave y la salsa tenía el nivel justo de acidez y picor. Definitivamente no puedo decidir cuál de todos los platillos que probamos era el mejor. Todo fue exquisito.
Las opciones de platillos principales varían, tienen amplia variedad de enchiladas y de platillos con mole, tacos de carnitas, barbacoa, mixiotes de carnero, cabrito, machitos, etc. Para finalizar, se nos ofreció una amplia variedad de postres. Decidimos compartir el siguiente pastelillo:

Este postre es una especie de pelota rellena de mousse de chocolate, cubierto de una pequeña capa de pan, sobre la que viene más chocolate, luego otra pequeña capa de pan y al final espolvoreada con trocitos de chocolate. Suena pesada y empalagosa, pero no lo es. El mousse es muy ligero y sin problema se lo puede terminar una persona. Esto fue acompañado de cafés de olla que cerraron con broche de oro esta experiencia culinaria.

Don Carlos se ubica en Boulevard Manuel Ávila Camacho No. 2000. Se encuentra abierto de martes a sábado de 8:00 a.m. a 1:00 a.m. y domingo y lunes de 8:00 a.m. a 11:00 p.m. El precio promedio por persona que coma bien y beba mejor, rondará los $200 – $300, que me parece un precio más que justo por la alta calidad no solo de la comida, sino del ambiente del lugar y la atención que se juntan para hacer sentir al comensal como en casa, consintiéndolo con platillos deliciosos y una carta muy variada que logró provocar en mí un deseo de volver pronto y probar más de las ricuras que este lugar ofrece.

5 Tenedores, de 5.

Salut!

Archivado en: comida mexicana, restaurantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

wordpress visitors

Mix mix mix

Un día del niño.
Mixtape para un día del niño
Un día de apocalipsis.
Mixtape para un día de apocalipsis
Un día de peda.
Mixtape para un día de peda
Un día en el camino.
Mixtape para un día en el camino
Febrero
Mixtape: Febrero
Un día de arrepentimiento.
Mixtape para un día de arrepentimiento
Un día de muerte.
Mixtape para un día live from vol. 2
Un día feliz.
Mixtape para un día feliz
Un día live from vol. 2.
Mixtape para un día de muerte
Un día live from
Mixtape para un día live from
Para un día culpopso
Mixtape para un día culpopso
Para un día de sexo
Mixtape para un día de sexo
Enero
Mixtape enero
Para un día de odio
Mixtape para un dia de odio
Para un día de amor
Mixtape para un dia de amor
Para un día en la playa
Mixtape para un dia en la playa
Para un día nubaldo
Mixtape para un dia nublado
Octubre
Weaver of Dreams
Eine Kleine Rock Musik
Julio
Junio
A %d blogueros les gusta esto: